La palabra «trabajo» deriva del latín tripalium, que era una herramienta parecida a un cepo con tres puntas o pies que se usaba inicialmente para sujetar caballos o bueyes y así poder herrarlos. También se usaba como instrumento de tortura para castigar esclavos o reos.

Vaya; así que la raíz de la palabra trabajo es el dolor y la tortura, pues bien para algunas personas hoy día, ese sigue siendo el significado de la palabra trabajo, oímos expresiones como:

  • Ni modo, tengo que trabajar.
  • Esto cuesta mucho trabajo.
  • Trabajo como burro.
  • Que flojera tengo que ir a trabajar.
  • El trabajo me está matando.
  • Eso es muy trabajoso.

Lo paradójico es que la mayoría de las personas tenemos que trabajar, nos guste o no.

Así que, independientemente de que tu disfrutes o no tu trabajo, te propongo las siguientes terapias para llevarla mejor:

Terapias Básicas

4. Barda

5. Soltando Changos

9. Contacto

12. Empezar el día

22. Programa tu sueño

52. Confianza en mi mismo

62. Balanceando los Hemisferios Cerebrales

Terapias Complementarias

1. Árbol-Casa

2. Árbol-Oficina

13. Energía

21. Pensadero

31. Sanando Relaciones

42. Sincronizando Relojes

58. Más grande que el estrés

63. Resolviendo Paradojas

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}